domingo, 27 de noviembre de 2016

El mensajero de Mercurio

Coenagrion mercuriale.

Dicen que en aquellos sitios donde la belleza del verde, alcanza límites inimaginables, donde el agua es constante en todo aquello que pisas, dicen que en estos lugares discurren regatos casi imperceptibles donde el protagonista de la historia de hoy, pasa su vida acuática y evidentemente su vida aérea.

El caso es que aquí donde nacen las nubes, el agua con la suficiente calidad para que la vida de nuestro héroe se desenvuelva sin problemas, todavía discurre en los pequeños regatos... y obviamente mana de la tierra, en brañas y turberas.  Y es en estos lugares donde podemos encontrarlo.

Estos Coenagriones suelen gustar de pasear entre los herbales que brotan en estos campos inundados, siempre en vuelos a escasa altura, de forma que son muy difíciles de localizar, ya que su coloración pasa perfectamente desapercibida sobre esa base acuática.



Cuando nuestro héroe comienza a darse cuenta que el aire es su nuevo reino, su coloración es básicamente blanca o un color crema muy clarito, que irá, con el tiempo, tiñéndose de azul celeste como en el caso del machito que os muestro.



Si nuestro protagonista fuese hembra sería exactamente lo mismo, aunque antes deberán perder el brillo de sus alas y cuando seque dedicarse a recorrer, entre el manto vegetal de esos prados saturados de agua, lo que indudablemente será su nuevo reino. 



¿Porqué mercuriale?

Pues lo primero aclarar que las distintas razas de coenagrion se caracterizan por tener un dibujo muy particular en el segundo segmento del abdomen, (Siempre contando desde el torax), y obviamente el dibujo que presenta nuestro protagonista, es el del casco del mismísimo y sigiloso Mercurio. Así es comprensible que haciendo honor a su nombre su localización obligue a trabajar arduamente aquel observador que pretenda disfrutar de su presencia.


¿y las hembras?


Bueno, las hembras presentan diversas coloraciones que adaptarán al territorio por el que se desenvuelven, por de pronto, su coloración típica vendría siendo la que os muestro bajo estas líneas, donde la glotona protagonista se merienda un mosquito, los cuales serán la base de su alimento.


Los machos naturalmente son azules...



Siguiendo un Razonamiento lógico, las parejas de nuestros pequeños mensajeros de mercurio, se formarán del siguiente modo.... Macho azul hembra amarillo verdosa....


O... ya sin tanta razón... macho azul y hembra a juego.


No sé, el caso es que en el caso de hembras y machos pasa lo que en todos los seres vivos... los machos está a lo que pillan.... y las hembras, al que más les gusta por supuesto


Así naturalmente las redes del amor acabarán luciendo el corazón de Cupido... que no el de Mercurio.... (no debe ser muy buen jefe, pero ya se sabe empiezas en un servicio de mensajería y acabas como presidente de cualquier lugar pedido de la mano del señor)


Y lo más importante de esta historia es obviamente dejar a las futuras generaciones a salvo, para que aquellos Dioses que tienden a desaparecer de nuestra vidas, puedan seguir divirtiéndonos con sus historias de amor y desventuras.


Porqué obviamente el amor lo es todo.


Pero también el poder mantener en el mundo a las nuevas generaciones.... por difícil que a veces nos parezca.




Un saludo desde donde nacen las nubes.



sábado, 10 de septiembre de 2016

Las Hadas del Roble y la Encina

Lasiocampa quercus.-

Comenzamos esta historia queriendo ver más allá del bosque, embelesandonos con el verde de los robles, alcornoques o encinas y creemos ver aquellos seres que nunca veremos.


Cierto es que aquí, entre el agua y el aire, que no los veamos no quiere decir que no existan.


Es más, si nuestros sentidos han evolucionado notablemente en su adaptación al mundo digital, podemos llegar a pensar que todo ser vivo viene precedido de un aviso sonoro, el cual previene al jugador de su presencia...

Probad a... en un descuido, acariciar al invisible peluche y veréis como de vuestra boca surge el más sincero de los sonidos, anunciando la entrada en el juego de un nuevo personaje.


Es lo que tiene la naturaleza, cuando nos adentramos en ella, nos damos cuenta que los inofensivos seres que nos han descrito, no son más que elucubraciones de mentes calenturientas... sino fuese así, ya me contareis como sobrevive una "pobrecita oruga" ante tanto "pájaro" como hay.



En mi precaución de nunca acariciar una oruga peluda, mi exceso de cuidado no se equivoca, el contacto con estos pelos, acarrea reacciones alérgicas, en ocasiones muy espectaculares...

¿Como la procesionaria del pino?

Parecido, si bien nuestro personaje no forma clubs o asociaciones senderistas variopintas, por lo que los daños suelen ser localizados en una única zona de contacto... salvo que en una obcecación digna de cierto espíritu masoquista la vuelvas a tocar... que aunque parezca estúpido, pasa en más de una ocasión... cosas de humanos.


Entre tanto nuestra amiga come despreocupada aquellas especies que forman parte de su dieta como... Especies del genero Quercus (roble, arlcornoque, encina), Prunus spinosa, Cytisus, madroño, Sauces en sus variedades, chopos y abedules.

Como habéis apreciado con mucha perspicacia, en la imágenes que os muestro se desenvuelve sobre las plantas que forman parte de su dieta.

Y mirándonos fijamente podemos preguntar como será cuando tenga alas.



Obviamente no hace falta mirarla eternamente, pero seguro que su melena se mantiene en el tiempo...


La hembra de esta especie tiene un considerable tamaño, y hábitos exclusivamente nocturnos, descansando durante el día, y naturalmente tras posarse sobre cualquier tronco es prácticamente invisible.


¿Como la distinguimos de otras Lasiocampas?

mmm... es complicado pero la banda trasversal en las alas que divide las dos tonalidades puede ser una muy buena pista.


Aunque no me negareis que es una muy bella hada del bosque.


¿ y los machos?

Si, claro... los machos son más pequeños que las hembras, portando esos espectaculares "peines" por antenas. Se les puede observar volando durante el día próximos a los cursos de agua....

Pero claro.

Por los cursos de agua, patrullan Anax imperator, Boyería Irene, C. Boltonii...etc... que pueden acabar con esta historia rápidamente.



Espero que os haya entretenido esta historia sin mas me despido hasta la próxima, desde aquí, donde nacen las nubes.

miércoles, 1 de junio de 2016

Las hadas de perales y cerezos

Iphiclides podalirius.-


Repasando las leyendas sobre hadas, se dice que hace muchísimo tiempo, que en las tierras de Avalon no solo había manzanos, también existían cerezos, melocotoneros, ciruelos, almendros, duraznos y... perales... ¿Y que tienen en común estos frutales?.

En común no sé que tienen, quizá un hada a la que llamamos Iphiclides.


El hadita que nos ocupa, en su más tierna infancia, se dedica a comer las hojas de estos árboles concretos. 

¿Porqué le llamamos Iphiclides?..   

Iphiclides era uno de los argonautas que acompañó a Jasón... y supongo que este Héroe nos recuerda el carácter indómito del hadita que nos ocupa.


Cuando el pequeño guerrero ha llenado el estómago, se retira a descansar a la seguridad de su pequeña alcoba.


Obviamente, como todos los seres con ganas de vivir, nuestro pequeño guerrero se habrá hecho una hermosa cama con lecho de seda, que le permitirá dormir tranquilo y sin temor a caerse, naturalmente, alejada de las hojas que le sirven de alimento por si cualquier depredador es atraído por las mordeduras que en ellas se pudiesen apreciar, aunque al día siguiente deba continuar la comida donde la ha dejado.


Si Atendemos a su apellido "Podalirius", enseguida nos damos cuentas que hace referencia al Hermano de Machaon.

Así que teniendo esto en cuenta, si intentamos acercarnos, observaremos (siempre según el carácter de cada ejemplar en concreto), como le surgen de la cabeza unos cuernitos amenazantes, que se denominan "omasterium" y es un órgano retráctil, como los ojos de los caracoles, estos cuernitos siempre los usan cuando se sienten amenazadas, con este movimiento el depredador se ve sorprendido, (pájaros, roedores, reptiles, niños y adultos que continúan sin crecer), si el agresor es alcanzado por este órgano, le quedará un desagradable olor durante un tiempo, como aviso de que este pequeño guerrero no es naaaaada comestible... 


Cuando se siente que el tamaño ideal es alcanzado, toca retirarse a dormir una larga temporada y tras este descanso invernal, resurgirá con una belleza espectacular que nos confirmará que estamos ante la presencia de una de las mariposas más bellas que vuela por este reino.


Aunque volviendo al inicio de la historia y haciendo honor a su nombre, recordaremos enseguida que nuestro pequeño guerrero, posee un fuerte e indómito carácter.


Hemos disfrutado de sus alas extendidas en pleno enojo y también con ellas plegadas en posición de un atento reposo... pero será extraño que la volvamos a ver así, sus alas estarán siempre entreabiertas, atendiendo a la posibilidad de una batalla inminente.


Nuestro guerrero se reservará un sitio en el bosque, haciendo valer su dominio sobre el territorio, lo guardará de cualquier invasor que se presente.


Aunque se encuentre con un encantador machito volatinero, será extraño que nuestra heroína le ofrezca un agradable recibimiento, el territorio es suyo y lo cuidará con saña, ya sean mariposas de su misma raza, razas afines, o cualquier insecto o pájaro con envergadura suficiente para llamar su atención.


Entre batalla y batalla, las heridas y mutilaciones está a la orden del día y como era previsto alguna de sus bellas colas suele pagar ese terrible carácter.


Por lo tanto comprendemos que perder una de sus colas es un mal menor, perder la vida hubiese sido una desgracia insalvable, al fin y al cabo se puede volar perfectamente sin alguno de esos ornamentos. 


O sin los dos..... lLs caracteres fuertes suelen ser reincidentes, y debe ser costumbre de los grandes guerreros ir perdiendo la vida a trozos.


De grandes aventuras pueden hablar los viajeros del viento, épicas batallas e historias de amor y desengaño se escribirán en cada una de sus cicatrices, será cosa nuestra aprender a leerlas cuando las encontremos... o quizá comenzar a leer las historias de la antigua Grecia, para así reconocer a sus personajes cuando los vayamos encontrando.


Un saludo desde aquí, donde nacen las nubes.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...