lunes, 21 de julio de 2014

El elegante punto azul

Ischnura elegans.-


Hoy tengo ganas de hablar... de unos de los más elegantes puntos azules que pueblan estas lagunas costeras, como reza bien el título se trata claro está, de la ischnura elegans, la cual es un poco más grande que su pequeña hermana la ischnura graellsii (de la que ya hemos hablado), y con la que se aparea generando unas libelulas mestizas que ya no quieren ser graellsi y poco a poco se tornan elegans... pues bien...  hoy hablaremos de las elegans y sus mestizos descendientes...

Cuando nuestra amiga elegans surge a la vida aérea, se le hará urgente salir de ese cuerpo submarino que le amordaza, para con constancia y delicadeza, pasar a la vida aérea tras estirar sus alas y su cuerpo.



Terminado este primer paso, continuamos con el ritual de obtención de aquel color que mejor se complemente con ese medio donde se desenvuelve, así aquellas que opten por quedarse cerca del agua se tornarán azules y las que opten por sobrevivir en las zonas de interior  tornarán sus colores lo más parecidos a aquellos posaderos de los que dependan.



Estas chicas podrán escoger cualquier color que les guste, incluso el de los chicos.



Aprovechando los últimos momentos de juventud intentará identificarse con el soporte que frecuenta, mientras su naturaleza se lo permita.



 En el caso de los machos les sirve de muy poco, ya que ese destacado punto azul en su intermitencia trasera lo hace inconfundible, por lo que con el tiempo, tarde o temprano el azul se extenderá por el resto de su armadura y  completará aquello, para lo que ha sido creado.



Para las chicas, la elección del color es muy diversa, así las primeras damas que pueblan las orillas procederán a adoptar los colores de los machos.



O dependiendo de la tonalidad reinante en aquel lugar donde se sientan mas cómodas irán variando de color al gusto... siempre manteniendo una conjunción del color totalmente armonizada con este entorno.



En el caso de los machos la uniformidad acaba imperando en su presencia.



Las hembras no, así estas se tornarán verdes o acastañadas según su ubicación predilecta.



Pueden ser azules o incluso malvas, en este periodo de maduración-



De un llamativo naranja.



De un armonioso verde pajizo....



Protegida por esta invisible armadura, se convertirá e una cazadora letal.



Así poco a poco sus víctimas irán formando parte de su dieta.



En el caso de los machos se presenta en su periodo de adulto un par de tonalidades perfectamente diferenciadas.

El azul, azul.



Y el azul verdoso.. 


Pero esto siempre es matizable según la gama de colores de referencia, lo ideal es pasar desapercibidos cerca del agua, y dependiendo de la tonalidad que esta refleje, variará la tonalidad de estos pequeños pobladores.



Se aprecia mejor en esta imagen...



Y cuidado que entre los chicos sino se fijan siempre se puede colar una bella dama.



Las parejas en sus diversas tonalidades, forman bellos corazones por un periodo de tiempo ciertamente prolongado...


El caso es que en el continuo ir y venir de la pareja, al cruzar nuevos territorios pueden ser atacados por otros machos que intentarán someter al príncipe de esta historia, el cual no está precisamente en las mejores condiciones para proceder a una correcta defensa.



Si cuando se caen en las redes del amor, no se puede pensar en otra cosa..



Sea cual fuere el color que forme parte de tu vida... porque para gustos siempre pintan colores.



Un saludo desde aquí, donde nacen las nubes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...